Dec 11 2013

Sobre la no-noticia de Obama y la primera ministra danesa

Dicen que el periodismo está en crisis. Crisis de ingresos y crisis de calidad. Seguramente no cuente nada nuevo y puede que ambos hechos están relacionados. No sé si es cierto o no, puede que siempre haya sido así pero la nueva tecnología le dé mayor visibilidad al periodismo basura. Al fin y al cabo, todavía hay gente que espera hasta las 0:00 para poder ver el último despropósito en portada de La Razón para hacerlo trending topic pero luego resulta que su cuota de mercado es casi marginal. Pero luego hay días en los que parece que el periodismo se dirige hacia un abismo sin frenos acelerado por los informativos de mediodía convertidos en magacines de sociedad.

Uno de esos días es cuando los tabloides británicos se convierten en la fuente de una historia montada en torno a tres fotos sin contexto que abre los informativos televisivos para hacerse eco de las reacciones en las redes sociales (ya sabéis, «arden las redes sociales, blablabla…»). El caso es que si las referencias del periodismo actual están en los tabloides británicos, efectivamente, algo va mal.

Supongo que tampoco le contaré nada nuevo a nadie si me refiero a estas fotos que según algunos medios evidencian que Barack Obama estaba ligando con la primera ministra danesa, lo que provocó el enfado de Michelle, la mujer del primero, que acabó interponiéndose entre ambos para zanjar la situación:

Fuente: AFP / El Mundo

Fuente: AFP / El Mundo

Bien, ¿qué nos muestran esas fotos? Nada. La única información que podemos extraer con seguridad es que Obama estaba hablando con la primera ministra danesa con su mujer al lado y que después se cambiaron de sitio. El resto es especulación.
Lo he estado buscando pero no lo he encontrado. Creo que era en el blog de Rinze o tal vez en el de Kurioso o a lo mejor en ninguno de ellos. El caso es que hace algún tiempo había leído una excelente recopilación de fotos de actualidad que, sin conocer su contexto apropiado, parecían describir una situación distinta.
Eso es lo que transmite una foto sin su contexto: en el mejor de los casos, nada; en el peor, un mensaje equivocado que puede ser distinto si vemos la secuencia en la que se han desarrollado esos fotogramas. Algo de lo que un vídeo se encuentra mucho más a salvo, pero que tampoco es inmune.

El caso es que, con unos fotogramas bien escogidos, yo también puedo contar la historia de que Barack Obama y Raúl Castro tuvieron una agradable charla entre bromas y compadreo:


Lo cual, evidentemente, no sucedió y no fue más que un cortés saludo de compromiso:

Para justificar esta no-noticia ha recibido también mucha atención la cara de Michelle Obama, que parece ser lo suficientemente elocuente como para delatar su evidente enfado. El caso es que no se puede deducir una cara de enfado de quien tiene una Bitchy Resting Face:

Sí, así es. Michelle Obama tiene una Bitchy Resting Face. Es una de esas personas que siempre, aunque esté pasando por el momento más feliz de su vida, tiene cara de mala leche:

No puedes saber cuando tiene cara de enfadada alguien que incluso cuando sonríe parece que está buscando a alguien a quien devorarle el corazón:

Fuente: AFP / ABC

Fuente: AFP / ABC

Al final, claro, ha tenido que salir el fotógrafo, algo molesto a mi parecer, a decir que dejen de ver cosas donde no las hay.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.