Nov 9 2013

Por qué no hay buenos editores profesionales de vídeo libres

Es algo que yo mismo alguna vez me he preguntado y recientemente me han vuelto a preguntar: ¿editores de vídeo libres o gratuitos?
Un editor de vídeo es algo muy complejo de desarrollar, por eso no hay muchas soluciones gratuitas, las que hay no son muy buenas y las de pago son caras.
Hay otros tipos de software que son de desarrollo complejo como navegadores web y suites ofimáticas, pero un editor de vídeo puede ser aún más complejo y aún encima tiene un grupo de usuarios más específico y reducido, así que tendrán menor capacidad para atraer a desarrolladores voluntarios. Todos usamos un navegador web, pero no mucha gente usa un editor de vídeo. Es difícil seducir a un programador para que dedique su tiempo libre a un proyecto tan complejo y con tan poca acogida como un editor de vídeo y los que lo hagan no dedicarán el mismo esfuerzo. Un navegador web y una suite ofimática tienen una base de usuarios mucho más amplia y por eso pueden atraer a un mayor número de programadores voluntarios dispuestos a desarrollar una versión libre y gratuita. Por eso hay muy buenos navegadores (Firefox, Chromium) y suites ofimáticas (LibreOffice) libres que en ocasiones hasta superan a las opciones de pago y que aunque parte de su desarrollo es hecho por voluntarios como hobby también cuentan con el apoyo y financiación de importantes empresas y fundaciones como Google, Mozilla, Oracle, Apple o Apache. De hecho, ninguno de los casos de éxito mencionados partieron desde cero si no que tuvieron su origen en la liberación de código comercial: Firefox proviene de la liberación de Netscape, LibreOffice de la de StarOffice y Chromium… bueno, el caso de Chromium es un poco distinto ya que siempre ha sido software libre (KHTML), aunque hubiera sido imposible sin las aportaciones de Apple y Google a su motor WebKit través de sus proyectos comerciales gratuitos pero no libres Safari y Chrome, respectivamente. Así que para tener un software libre de edición de vídeo capaz de competir con las versiones comerciales habrá que esperar a que se libere el código de Final Cut, pero por si acaso yo voy a esperar sentado. Bueno, iba a esperar sentado de todas formas, me paso casi toda mi vida sentado.
Pero además, los que ya hayan trabajado con edición de vídeo habrán comprobado que es una tarea que consume muchos recursos (procesador, memoria y disco duro), por lo que un editor de vídeo tiene que ser eficiente y estar bien programado, lo que añade más complejidad al proyecto.
Por todo esto, las pocas soluciones libres que hay no están a la altura del software comercial: cortar trozos de vídeo de un sitio para ponerlos en otro sitio, añadir algunos efectos sencillos y poco más. Como mis necesidades en edición de vídeo son muy básicas, yo con LiVES tengo más que suficiente. Otra solución libre es VLMC de la gente de VideoLan que suele hacer las cosas bastante bien (VLC Media Player), pero la última vez que probé VLMC todavía estaba en una fase muy temprana de desarrollo y era muy limitado, era poco más que un boceto. No sé cuánto habrá evolucionado VLMC desde entonces, pero yo no tendría muchas esperanzas de momento.
Una opción muy recomendada en foros es Cinelerra, pero mi experiencia fue desastrosa ya que su inestabilidad lo hacía inusable: cuando no se colgaba se cerraba solo, imposible hacer nada.
Pero en general, toda mi experiencia con edición de vídeo con software libre se remonta a hace algunos años, así que es posible que haya cambiado, ojalá sea así.

En cuanto a un software comercial asequible, la cosa vuelve a estar complicada: un software complejo destinado a un grupo reducido de usuarios hace que sea un gran esfuerzo a pagar entre pocos, lo que hace que no sea muy barato. Además, estos dos motivos también provocan que haya poca oferta reduciendo la competencia básicamente a Adobe Premiere, Final Cut y poco más, por lo que la competencia para ofrecer buenos productos a buen precio no se ve muy favorecida.

De todas formas, mi experiencia con edición de vídeo es escasa y antigua, así que animo a cualquiera que tenga ganas a probar por sí mismo los programas disponibles y si le apetece después puede corregir en los comentarios cualquier inexactitud que pueda haber dicho.
En la Wikipedia tenemos una lista clasificada por libre, gratis y de pago y una tabla comparativa con las características soportadas por cada uno.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.